Una forma de comunicación diferente

Comunicarse a través de Lengua de Señas estimula nuestro cerebro


¡Que desesperante suele ser la experiencia de estar afónico y no poder expresar nuestras necesidades sin tener la voz disponible. O que angustia poduce cuando nadie lo escuche o nadie se da el tiempo para enteneder lo que uno necesita y quiere comunicar!

Por otra parte siempre se comenta que  un gesto vale más que mil palabras, una sonrisa, una cara enojada o triste, producen efecto casi inmediato en las personas.

La lengua de señas para las personas sordas corresponde a su voz. Las señas permiten compartir experiencias con su entorno, expresar sus ideas, emociones y conocimientos.El gesto va acompañado  de una expresión gestual y corporal que clarifica el mensaje.

En la  Escuela Especial Corpaliv, cuya misión es ofrecer una mejor calidad de vida a niños y jóvenes con discapacidad múltiple a través de un proceso educativo, el  equipo de profesoras especializadas   invita a la comunidad a conocer e incorporar la lengua de señas  en su diario vivir, esta acción expande nuestro cerebro, es como aprender otro idioma.  Nos permite estar atento al otro, leer en nuestro interlocutor su mensaje  y también a estar preparados para comunicarnos con personas que tengan alguna discapacidad auditiva

Comenzar por aprender algunas señas sencillas como: hola, cómo esta, cuál es tu nombre, puede ser el inicio de un interesante camino que nos permita  acoger al menos en primera instancia a una persona sorda. Así ponemos un granito de arena para que nuestro medio sea  realmente inclusivo enriqueciendo  la comunicación con nuevas prácticas.

Cabe destacar que actualmente los noticieros han incorporado diariamente una versión en lengua de señas  y ya no lo vemos como  una novedad. Que en los Tribunales de Justicia se respeta el derecho de una persona sorda a tener un intérprete de lengua de señas que le informe de su situación  y por otra parte que le permita defenderse en primera persona parece ser  algo más desconocido. En nuestro país nos  falta es ser más solidarios y ponernos en el lugar del otro. La lengua de señas se puede aprender a cualquier edad, hay muchos lugares donde la enseñan, solo hay que buscar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*